El pueblo Siurana es mágico

El mundo es mágico, aunque no sea la misma magia que la de Harry Potter, no hay objetos que vuelan, ni árboles que hablan; hay gente maravillosa, árboles, plantas… En mis viajes me encanta fotografiar paisajes y cosas que me llamen la atención.

Me he encontrado con terrenos y paisajes muy diferentes, más fríos, más cálidos, con más gente, con menos…

Casas y civilización incrustados dentro de la naturaleza, se respira mucha paz y tranquilidad, hay edificaciones y suelos en piedra. Lo rustico y lo antiguo me encanta, verás varios pueblos en la web, los iré subiendo según los vaya descubriendo; y por supuesto haré muchas fotos para acompañar las descripciones.

Junto a Miravet, Besalú… Siurana es un pueblecito con mucha historia. Tiene 27 habitantes censados, está en la provincia de Tarragona. La historia del pueblo comienza en la prehistoria, talleres de silex con muchísimos años pero sin fechas claras; También hubieron reinos musulmanes (Xibrana) hasta que fue conquistado en 1146 y fue cambiando de manos cada muy pocos años.

La leyenda de la Reina Mora (Referencia Wikipedia)

Cuenta una leyenda recopilada por el escritor Joan Amades que Ciurana era el dominio de la reina Abd-el-azia, de gran belleza. Los cristianos, liderados por el señor de Tarragona Amat de Claramunt, incapaces de conquistar la población, se sirvieron de la ayuda de un judío, que les ofreció la entrada al castillo. Los cristianos penetraron y mataron a casi toda la población, pero Abd-el-azia, segura de su fortificación, celebraba mientras tanto una fiesta en una de las salas del palacio con la nobleza del lugar. De repente, una flecha entró por la ventana, y se clavó en la mesa. La reina, envuelta en el pánico general y viéndose derrotada, subió a su caballo blanco y se dirigió al precipicio cercano. Perseguida por los cristianos y para evitar que el caballo por instinto se detuviera ante el abismo le tapó los ojos, pero el animal, al darse cuenta del peligro, quiso parar y clavó sus patas en el suelo, de modo que quedó la huella de su herradura en la roca. Otros dicen que las marcas de herradura son del impulso que tomó antes del salto. Sea como sea, la tragedia fue inevitable y hoy en día puede verse clavada en la roca la huella del caballo en el lugar que se denomina el Salto de la Reina Mora.[2]

Otra variante cuenta que la reina estaba bañándose cuando vio la ciudad siendo atacada. Ante la desesperación, salió desnuda del agua y se montó en el caballo para dirigirse al despeñadero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s